http://www.expansion.com/empresas/energia/2017/01/06/586f5eebca474125048b458d.html

 

El Consejo de Estado chino ha aprobado invertir 365.000 millones de dólares (345.000 millones de euros) en proyectos de energías renovables dentro de un nuevo plan para luchar contra la contaminación.

Esta iniciativa creará más de 13 millones de empleos, según los cálculos del Gobierno, que ha aprobado este plan hasta 2020 para renovar el modelo de producción energética del país mediante el ahorro de energía y la reducción de las emisiones.

En concreto, el documento establece para 2020 un tope de consumo de energía equivalente a 5.000 millones de toneladas de carbón, una cifra que se traduce en una reducción del 15% del consumo energético por unidad de PIB hasta ese año.

Actualmente, el carbón es la principal fuente de energía utilizada en el gigante asiático y representa hasta un 64% del consumo energético del país.

Para conseguir estos objetivos, aparte de la reducción del uso de carbón, el Consejo de Estado ha propuesto medidas como el aumento de los controles de emisiones nocivas, la mejora de la gestión y un mayor apoyo a las políticas de financiación.

Además, el Consejo de Estado ha insistido en el desarrollo de la economía circular, que se basa en alargar la cadena de valor de los productos y reutilizar los desechos para reducir la cantidad de residuos vertidos al entorno.

Anuncios