http://www.expansion.com/empresas/banca/2017/01/05/586e87e4268e3e11598b4602.html

 

Pedro Larena, consejero delegado de Popular.

Pedro Larena, consejero delegado de Popular.JMCadenasEXPANSION

POR Expansión.com

Actualizado: 05/01/201718:52 horas

Su banco en el país luso, con 10.500 millones en activos, tiene 165 oficinas y 1.159 empleados.

Popular da nuevos pasos para ganar eficiencia, una de las líneas maestras del plan estratégico que ha elaborado el grupo para impulsar su rentabilidad. Con este objetivo, el banco ha anunciado la unificación de sus negocios en España y Portugal, de forma que la actividad bancaria de Popular en el país luso se integrará en la de España.

“Los consejos de ambos bancos han aprobado una escisión parcial transfronteriza intracomunitaria de Banco Popular Portugal, como sociedad escindida, en favor de Banco Popular Español, en cuanto sociedad beneficiaria”, ha detallado la entidad en una nota. En paralelo, Popular constituirá una sucursal para el ejercicio de la actividad financiera en el país y Banco Popular Portugal, una vez transformado en sociedad de arrendamiento financiero, mantendrá el negocio de arrendamiento financiero y patrimonio inmobiliario.

Compromiso

Popular espera que la operación esté cerrada en el último trimestre del año, una vez recibidas todas las autorizaciones necesarias.

El banco ha querido resaltar su “compromiso con el negocio en Portugal”. Su filial lusa tiene 10.500 millones en activos y generó un beneficio de casi 10 millones de euros en el primer semestre de 2016, un 68% menos. Su red de oficinas, que se ha reducido un 2,4% en el último año, suma 165 sucursales. La plantilla también se ha recortado un 10,7%, hasta 1.159 empleados.

Su rentabilidad sobre fondos propios (ROE) está en el 2,62%y su eficiencia (gastos sobre ingresos y es menor cuanto más baja), en el 55,7%.

“Esta operación está alineada con la estrategia del banco de obtener una mayor eficiencia, tanto en ingresos como en costes. Replica la reestructuración llevada a cabo por Popular en España, mediante la separación de la actividad principal de la inmobiliaria”, ha explicado la entidad. “El objetivo de esta división es que una parte de la organización esté centrada en la generación del negocio rentable y recurrente; y la otra, en la reducción de activos no productivos y en la rentabilización del negocio inmobiliario corriente”, ha argumentado.

Anuncios