http://blogs.elconfidencial.com/espana/desde-san-quirico/2017-02-03/profit-warnig-vientre-alquiler_1325820/

Del ‘profit warning’ al vientre de alquiler

Una manera de distraer a la gente consiste en sacar un tema cuando no toca, tema que quizá guste a unos cuantos, pero que, convenientemente manoseado, puede dar juego

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor

Tiempo de lectura6 min
03.02.201705:00 H.

El ‘profit warning‘ es eso que pasa cuando tú dijiste que la compañía que presides ganaría muchos millones en este ejercicio y tienes que avisar que, lamentablemente, en vez de muchos serán pocos y ya pueden ustedes dar gracias a Dios, porque pensaba que todavía iban a ser menos.

En ‘Expansión’, Roberto Casado, un tío muy majo y buen corresponsal, al que conocí en Londres, dice que, cuando se comunica un ‘profit warning’, se puede hacer en viernes, cuando la gente está pensando en el finde, palabra que ya utilizo con soltura, desde que tengo tres nietos de veintitantos años viviendo conmigo. Salvando las distancias, es lo que hizo Adolfo Suárez legalizando el PC en plena Semana Santa.

Roberto dice que otro procedimiento para que nadie pida la cabeza del presidente y de otros dirigentes de la compañía es echar la culpa a factores externos: la pertinaz sequía, las nieblas persistentes, la conspiración judeo-masónica, etc.

Se me ocurre que hay otra manera de distraer a la gente, por lo que he visto últimamente. Consiste en sacar un tema cuando no toca, tema que quizá guste a unos cuantos, no hace falta que sean muchos, pero que, convenientemente manoseado, puede dar juego.

Alberto Núñez Feijóo, presidente gallego, ha encontrado un tema que dice que servirá para ayudar a resolver el problema estructural de la natalidad en España.

Es el de los vientres de alquiler, llamado también —será por nombres— la gestación subrogada, que parece que también le gusta a la Generalitat catalana. Aquí, creo que el exjuez Santi Vidal no ha dado todavía su opinión, pero, dada su facundia, la espero de un momento a otro.

Mi mujer y yo hemos tenido 12 hijos. Mis hijos han tenido 47 más uno que está en camino. Todos por el procedimiento tradicional, también llamado convencional, con vientres de la casa.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

He pensado cómo se hace esto de los vientres de alquiler.

1. En primer lugar, debe haber señoras que alquilan su tripica, nombre que dan mis nietos al vientre de su madre, cuando se empieza a notar que está embarazada.

2. En segundo lugar, están los productores de ‘materia prima’, cuya finalidad, patriótica por cierto, es ayudar a resolver problemas estructurales en general, y el de la natalidad, en particular.

3. Una vez producida la ‘materia prima’, hay que mandársela a la señora correspondiente. No sé cómo se selecciona la moza. Quizás hay una organización, VASA, Vientres de Alquiler, Sociedad Anónima, en Panamá, con mano de obra o vientres disponibles, que dan garantía de que va a salir un niño majo y bien educado.

4. Una vez llegada la ‘materia prima’, lo implantará alguien, que quizá también estará en la nómina de VASA.

5. La señora se quedará embarazada, o no. Pero vamos a suponer que sí.

6. El productor de ‘materia prima’ recibirá una carta de VASA, informándole de la buena noticia e invitándole a pagar el primer plazo.

7. VASA seguirá informando, hasta que lleguen los nueve meses. Creo que la duración del periodo seguirá siendo la tradicional.

8. Una vez haya nacido el mocico, se enviará por DHL si está lejos el vientre, o, si está cerca, por Transportes La Guipuzcoana, que yo utilizaba cuando trabajaba en Sastrería La Confianza. No sé si existe todavía y, caso de existir, si aceptaría este tipo de envíos. Los gastos irán a cargo del productor de la ‘materia prima’. Además, en el momento de la entrega, el productor de la ‘materia prima’ pagará el resto de la factura.

9. Una vez haya llegado el chaval, gran fiesta e inscripción en el Registro. Se contempla la posibilidad de vender la exclusiva.

10. La empresa alquiladora de vientres pagará a la señora que puso el vientre, que, en la nómina, aparece como “subrogadora n° 1“, con lo que pasa más disimulada la gestación citada y ella puede decir a sus amigas que trabaja en una empresa de servicios.

Corto aquí el proceso, porque esto me parece el colmo de la violencia machista. Señoras ganándose la vida así. Lo de la ‘mujer objeto’ era mucho más ‘light’.

Vuelvo al ‘profit warning’.

“Dirigido a todos nuestros votantes: les prometimos una serie de cosas y ustedes se las creyeron. Lamentablemente, no las cumpliremos“.

Luego venían las dos posibilidades:

1. Decirlo un viernes. Inútil, porque, con las nuevas tecnologías, todos estamos enterados de todo, siempre y en todo lugar.

2. Echar balones fuera (lo de la pertinaz sequía, etc.). Inútil, porque muchos no hacemos más que decir que es una suerte estar ‘fuera’, o sea, pertenecer a la UE, que en España mande Ángela, etc., y quizá ya hemos conseguido que haya muchos que piensan que ‘fuera, acompañados’ se está mejor que ‘solos, dentro’.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

En esto llegó Alberto. Hombre joven, listo, con buena pinta, recién casado, en todo su esplendor. Y, como le caen bien los catalanes, decidió jugar al ‘embolica que fa fort’, que se puede definir como “confundir al personal, enreda que te enreda, con la intencionalidad de un claro objetivo, el de fortalecer una posición”.

Lo mío era más fácil, Alberto.

P.S.

1. Como nunca he tenido relación con el mundo de los vientres de alquiler, no sé si el proceso que he descrito es el estándar o es fruto de mi imaginación calenturienta.

2. En cualquier caso, pensar que hay mujeres que alquilan su vientre para que ahí crezca el fruto de una relación o el deseo de un productor de ‘materia prima’, me parece muy triste, y me parece un caso serio de machismo, en el que se utiliza el vientre de una mujer como un objeto.

3. Como siempre, no quiero ofender a nadie, pero no me ha gustado que un primera fila, como Alberto, lance una propuesta que puede interesar a algunos, pero que, a mi juicio, no representa los intereses de la sociedad.

4. Quizás Alberto piense que esta es una manera de rebañar algunos votos, pero hay maneras y maneras.

5. Y en cuanto a finura y delicadeza y respeto a lo más importante que distingue a una mujer de un hombre, que es su capacidad de ser madre, me parece que esta manera no es ni la más fina, ni la más delicada ni la más respetuosa.

Anuncios