Casa Lucio, La Pondala, La Bolera, Casa Ataulfo, Somió Park, La Placina, Casa Kilo, Diverxo, Casa Marcial, Embassy, La Zamorana o El Cacique son los restaurantes favoritos del expresidente de Bankia Rodrigo Rato para utilizar su tarjeta black. De acuerdo a los cargos, podría deducirse que el expolítico consideró las salidas gastronómicas y las copas de sus vacaciones en Asturias como “gastos de representación”. Según información de Europa Press, Rato sacó un total de 16.300 euros del cajero utilizando su ‘tarjeta B’ opaca al fisco durante los tres últimos meses que permaneció al frente de la entidad.

Más de 3.500 euros en bebidas alcohólicas

Entre los gastos de Rato, que cargó 44.217,47 euros a la tarjeta de Caja Madrid y 54.837,12 euros a la de Bankia (que devolvió), se encuentran la compra de billetes de avión, instrumentos musicales o canales de televisión y el pago en gasolineras, hoteles, clubes de golf o restaurantes como

El gasto más alto se produjo el 27 de marzo de 2011, cuando destinó 3.547,19 euros a la compra de bebidas alcohólicas. También cargó el 11 de diciembre de 2010 un total de 2.439 euros en la tienda de antigüedades y objetos de arte Santarrufina, en el centro de Madrid. Además, gastó 2.086 euros el 4 de marzo de 2010 en la agencia de viajes Ski Arias, 1.598,50 el 24 de febrero de 2010 en el Four Season Hotels y 1.204,75 euros el 8 de agosto de 2010 en la tienda Computers Computer Peripheral.

Rato también utilizó este medio de pago para sufragar la cesta de la compra, ya que en la documentación que obra en poder del juez Andreu también constan gastos por importe de 44,10 euros en Frutas Félix Vázquez (el 13 de marzo de 2010), 31,09 euros en el Mercadona de Villarejo de Salvanés (el 24 de julio de 2010) y 30,12 más en la carnicería Somio (el 17 agosto de 2010).

Otro de los nombres más polémicos es el exjefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, que amuebló una vivienda a costa de la caja de ahorros de la que fuera consejero. Por lo visto, utilizó su tarjeta para comprarse muebles y hasta menaje del hogar. También tenía que cuidar su imagen y fundió 6.375 euros en ropa en una sastrería de Madrid. Así va el país.

Relacionado:  Comer en Horcher y Jockey, vino, joyas y viajes con cargo a la tarjeta black de Caja Madrid

Anuncios